Frilvam en la Plast 2018

Frilvam SPA | Masterbatches & Additives > NOTICIAS > Frilvam en la Plast 2018
Frilvam en la Plast 2018

Frilvam en la Plast 2018

LA FERIA

PLAST es una de las principales citas para la industria de las materias plásticas y de la goma. La feria se desarrolla en Milán, cada tres años, y atrae a todas las empresas más importantes del sector. Claramente, no podía faltar Frilvam, que, para la ocasión, prepara un estand que conmemora sus 70 años de actividad y lanza las nuevas líneas de productos, enriquecidas con una nueva imagen.

DÓNDE Y QUIÉN

La Plast tiene lugar del 29 de mayo al 1 de junio en la Feria de Milán. Llegar hasta allí es fácil: en metro, es suficiente coger la línea roja y bajarse en la parada Rho-Fieramilano [es necesario llevar consigo un billete suburbano]. En coche, una vez que se llega a Milán, se puede tomar la autopista A8 (dirección Varese-Como) o la autopista A4 (dirección Torino) y, en ambos casos, hallar la salida “fieramilano”.

” ¡Nuestros primeros 70 años! Vividos con las mismas ganas desde que empezamos, pero con mucha más experiencia y una tecnología siempre de vanguardia. Para celebrar nuestro cumpleaños, nos hemos hecho un regalo: un peculiar logotipo, pensado para la ocasión, que se podrá ver en el interior del estand de Frilvam 

Frilvam staff

QUÉ HAY QUE VER Y SABER

Frilvam es líder, en Italia, en la producción de masterbatches para las exigencias más específicas. La Plast 2018 será la ocasión en la que presentar al público nuestras nuevas líneas de productos: prisma blancos/negros, prisma aditivos, prisma colores, prisma bio y prisma bopp, caracterizados por su nueva imagen y descritos en un catálogo de productos totalmente renovado.

UNA COSA MÁS…

El de Milán es uno de los recintos feriales más importantes a nivel europeo. Asimismo, Milán ha crecido mucho como ciudad en la última década, reforzándose tanto en el sector servicios como desde el punto de vista urbanístico, cultural y de las relaciones sociales. Así pues, pasar una velada en Milán, después de la feria, regala siempre una experiencia única, con muchos lugares característicos donde comer y beber algo en compañía.

Restaurante Cracco
Galería Vittorio Emanuele II
De reciente aparición en la escena milanesa, ha saltado a los titulares de la prensa por sus precios no muy económicos y por lo rebuscado de sus platos. No es un restaurante típico italiano, pero seguramente es una experiencia que hay que probar.

Enrico Bartolini Mudec 
calle Tortona, 56
Situado en la tercera planta del Museo de las Culturas, en el corazón del distrito del diseño, es un lugar que hace de la cocina experimental su punto fuerte.

Dicocibo
calle Antonio Cecchi, 10
Platos tradicionales italianos en un moderno restaurante dominado por blancos con candelabros mínimos y música en vivo.

Terrazza 12
calle Durini, 28
Lounge bar inspirado en el estilo de los años 50, en el último piso del edificio Brian & Barry, en Piazza San Babila. Hermosa vista y lista de bebidas muy rica.

Bulgari Hotels & Resorts
calle Privata Fratelli Gabba, 7b
Hotel de lujo, ubicado en un palacio del siglo XVIII, con un gran jardín. Sus habitaciones se caracterizan por su elegancia y majestuosidad: son la metáfora exacta de la firma que representan.

Park Hyatt Milano
calle Tommaso Grossi, 1
Muy pero que muy cerquita de la Galería Vittorio Emanuele. Una estructura de lujo que dispone de un maravilloso spa, del que hace gala.

Pinacoteca de Brera
calle Brera, 28
Una galería nacional de arte antiguo y moderno. Ubicada en un precioso edificio, en una de las zonas más características de la ciudad, fue instituida oficialmente en 1809. En su interior se hallan más de 24000 obras, con algunas de las obras maestras del arte:  Piero della Francesca, Raffaello y Francesco Hayez son algunos de los nombres más destacados de la exposición.

Museo del Novecento
calle Guglielmo Marconi, 1
Obras maestras del siglo XX, en Plaza del Duomo. Los buques insignia de la colección son muchos, en verdad: empezando por Il Quarto Stato, de Giuseppe Pellizza da Volpedo, pasando por maravillosos cuadros de Pablo Picasso, para acabar con Il Futurismo, una instalación especial dedicada a la corriente que nació, precisamente, en Milán.